A todas esas almas perdidas que se olvidaron de creer en la inmensidad del amor

viernes, 7 de enero de 2011

Sin vos, nada. Sin mí, si queres, probá.

Nos reímos, y seguimos riéndonos así, hablando sin saber muy bien de qué ni por qué. Después decidimos cortar, prometiendo que nos vamos a llamar mañana. Es una promesa inútil: lo hubiéramos hecho igual. Cuando perdes tiempo en el teléfono... cuando los minutos pasan sin que te des cuenta, cuando las palabras no tienen sentido, cuando pensas que si alguien te escuchara creería que estás loca, cuando ninguno de los dos tiene ganas de cortar, cuando después de que él cortó comprobas que lo haya hecho de verdad, entonces, estás perdida. O mejor dicho, estás enamorada, que, en realidad, es un poco de lo mismo...


Es lo que hacemos todos, nos tiramos y esperamos poder volar... porque si no es así, vamos a caer como piedras. Y, durante la caída nos vamos a preguntar... ¿se puede saber por que salté?. Pero aca estoy, cayendo, y solo hay una persona que puede hacerme creer que vuelo... y sos vos. 'Es curioso cómo siempre consigue sacarme una sonrisa' pensé. No puedo evitarlo, se me dibuja en la cara sola. Y mejor todavía, me ilumina. Hay sonrisas falsas, que sólo manipulan. Pero no engañan a nadie. La sonrisa de verdad, TU sonrisa, no se ve en los labios... se ve en los ojos, que brillan de repente. Es raro; aunque esten muy mal las cosas... por mucho esfuerzo que ponga yo en estar enojada o triste, siempre aparece esa sonrisa. sonrisa. Siempre apareces, y todo cambia... conseguis robarme, esa sonrisa que intento con tanto esmero esconder. Y hacía mucho que no sonreía de esta manera. Hacía mucho que los motivos para estar seria eran mucho más fuertes, hacía mucho que nadie conseguía tirar a bajo mi protección a prueba de robos. Y ahora ya no estoy segura, si volvio la sonrisa o me la robaron. Me gusta sentir el aleteo de mi alma. Y me gusta sentir que vuelve a haber un siempre en mi. Aunque el siempre no sea más que un continuo por ahora.

Cómo me gusta mi sonrisa. Y la tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario