A todas esas almas perdidas que se olvidaron de creer en la inmensidad del amor

domingo, 20 de marzo de 2011

al reir, sangras la escencia

Ven, que oscurecio. Se detuvo el destino en la habitacion. Quizas perdi mi ser. La violencia del aire que pronto subio. Y en secreto se inundaba el bosque, donde vimos crecer aquella flor. Te bese y me rogaste que te amara, ruegame otra vez. Otra vez.. Aqui, velaste al sol, siendo el resto de su alma mi redencion. Que se enciende en tus sentidos, y es eterno el desierto que sonrie al fin. Y en secreto se inundaba el bosque, donde vimos crecer aquella flor. Te bese y me rogaste que te amara, ruegame otra vez, ruegame. Toque, la soledad, que en su vientre anhelando no despertar. Volar, bajo la piel, se adormecen tus manos al palpar mi ser. Tantas sombras en mi alma, tantas noches que me abrazan. Oyeme que el cielo sangra y de su sangre creo darte. Y esta noche quiero verte, aunque sea adentro mio. Creo que aun recuerdas que fui yo quien dijo basta. Basta de atarme al duelo, basta de quemar tus sueños. Ya no quedan mas tormentas, tu deseo es mi deseo, es mi deseo. Y al reir sangras la escencia que pensas en mi lamento. Recuerda que nadie espera odio en tus ojos, princesa. Y en secreto se inundaba el bosque, donde vimos crecer aquella flor. Te bese y me rogaste que te amara, ruegame otra vez, ruegame.

3 comentarios:

  1. Que bonita entrada!

    Saludos
    www.sinboli.com

    ResponderEliminar
  2. qe bonito texto ! me gustan todos muuucho :)

    ResponderEliminar
  3. Que blog mas tierno ! te sigo , si quieres pásate por mi blog.
    http://www.adaroom.blogspot.com/

    ResponderEliminar