A todas esas almas perdidas que se olvidaron de creer en la inmensidad del amor

lunes, 1 de marzo de 2010